Home Bandas Catálogo Tienda Novedades Contacto Lista de correo Links
 

 
  A Sunday afternoon


Alex Veis (Fantastic Something), renaciente como un fénix, tiene pararrayos y paracaídas para resistir estos tiempos de incertidumbres. Su ilusión es edificar castillos en el aire y escribir recuerdos a través de notas musicales. Ahora su nombre de guerra es The Waving Tree, alias elegido con tino y mimo como bautismo a su primer proyecto en solitario y paralelo a Fantastic Something. Este EP de cinco canciones contiene composiciones aperitivas y digestivas, verdaderas aceitunas sin hueso que invitan a pulsar el auto-repeat de la cadena musical. El co-líder de Fantastic Something tendrá la aquiescencia de sus siempre devotos fans y los agasajos de todos los que lamentan la erosión del pop tradicional. En cierto modo el disco es como un poema que arranca destellos a la vida cotidiana. ¿Es acaso el lado sofisticado del pop? Quizás. Lo que es una palmaria certeza es que 'Sunday Afternoon' hace recobrar la fe en la creatividad humana y merece panegírico en términos azucarados.

Grecia no ha sido un zoco floreciente de pop que trascienda fronteras. No obstante ha habido formaciones que mostraron de sobras ganas y posibilidades de internacionalidad, aunque con claves y entresijos anglosajones (los hermanos Veis nacieron en Boston y fueron educados en Londres). Fantastic Something pertenecen a la casta de intocables del pop. Aunque en su momento fuesen como aves del trópico, su marchamo ha quedado marcado en los grupos del C86 o sonido Sarah y del pop escocés, tan en boga últimamente. Conocen toda suerte de parabienes de un público fiel. Los caminos a veces se hacen circulares, como en las fábulas orientales, y nos brindan nuevas oportunidades de apreciar las excelentes prendas de Alex Veis.

Alex nos descubre sus borrascas personales, sus demonios familiares y cierta vanidad herida, pero siempre con calidez y ternura. Este es un disco casero, de letras sinceras, instrumentación minimalista (pensemos en Sarah records, The Hepburns o Pale Fountains), pianos y cuerdas de postulados simples, elementos de corte jazzy, inflexiones de pet sounds y arreglos generosos.

'On a Sunday afternoon' es pop vibrante, contagioso y cercano a la pulcritud de algún tema de Ian Broudie/ The Lightning Seeds. 'Pillow', es una balada gélida con cierta rúbrica a lo Ben Watt o Paul Williams. 'Your Friend' recuerda a The Go-Betweens o a los grupos de Postcard. 'Snowflakes' retoma la socorrida calma pastoral aunque en tono melodramático. Finalmente 'Wait for me', que tiene los signos de identidad de Fantastic Something, ofrece soft pop y agridulce melancolía.

Alex Veis es un gran compositor, no hay duda. Sunday afternoon emerge como un nuevo paso coherente en su carrera y sin abandonar el ciclo y estela de Fantastic Something; Sunday afternoon es un disco próximo, a escala humana diría yo, que aborda todas las viejas causas perdidas, sin pagar peaje ni servidumbre a nadie. Es la celebración de una vida a la medida de uno.

En un mundo en que tantas cosas permanecen inexploradas, el pop necesita de cierto auto-análisis y de individuos de espíritu libre que se salgan de la tribu. Siempre interesarán los grupos que remontan el río más que aquellos que se abandonan a la corriente con su previsible final. Contra viento y marea, aquí llega The Waving Tree.


 
^^^^