Home Bandas Catálogo Tienda Novedades Contacto Lista de correo Links
 

 
  no time like the past

  tiara

  discotheque ŕ la carte

  this is...


Damas y caballeros, Beaumont. Así se inicia su primer álbum, entre murmullos, sonido de guateque y el preludio de nuestro grupo de postín invitado una vez más para satisfacer a los diletantes más exigentes. Keith Girdler y Paul Stewart, dos músicos solventes que descollaron con Blueboy y Arabesque, reemprendieron su carrera con un séquito itinerante y muchas ideas cosmopolitas desarrolladas en su álbum de debut. Un brillante porvenir les aguarda.
Tras el abandono de Keith, se sube al carro Cath Close. Paul y Cath son muy británicos. Aunque paradójicamente muestran un talante muy del sur de Europa, como del Mediterráneo, son como exiliados de su propia ciudad, Esa es precisamente la fórmula de Beaumont. Los contenidos basculan entre la faceta más introspectiva y onírica de Blueboy y los momentos más lúdicos de Arabesque. Sarah y Él Records. Todo envuelto en nostalgia y amor. En sus canciones muestran postales de recuerdos de los ochenta, Londres como motivo (Camden Town, Leicester Square…), amores furtivos de colegio, sueños cumplidos e incumplidos y todo un edén imaginario con gaviotas, sol, lluvia (arco iris), mar y claro champagne. Juegan con castañuelas y botas de Chelsea, con pasión latina y pizzicatos de melancolía veneciana. Y las omnipresentes filigranas de la guitarra de Paul. Grandísimo.
Beaumont suena a apellido noble, a viajante afrancesado de refinadas costumbres y aureola de pecado y disipación o al beau monde (¡ay! esos círculos de moda), tal vez por ello Kate Spade se fijase en ellos para grabar un disco exclusivo para su marca. El itinerario de Beaumont es el del afortunado ser que en sus ratos de ocio (que son casi todos) viaja por el mundo haciendo gala de su cosmopolitismo. Seguir su doctrina es garantizar el disfrute de una melodías irrepetibles. Con ese antiguo grandeur y el corazón desbocado Beaumont suenan a ellos mismos y guardan en sus portafolios como confesiones íntimas tótems del calibre de Aretha Franklin, Picasso, Marden Hill, Derek Jarman, Pale Fountains, Fantastic Something, The Monochrome Set, Powell/ Pressburger, The Smiths, My Life Story, Orange Juice, Retorno a Brideshead, Belle and Sebastian, Dionne Warwick, las hilarantes Carry on, Diana Rigg, las comedias de la Ealing, Popinjays, Trash Can Sinatras, Brigitte Bardot…
Si quieren nuestra opinión, sus discos son clásicos de siesta.
Con Uds. Beaumont. Uno de esos divinos anacronismos como la gran ópera o el ballet.


 
^^^^