Home Bandas Catálogo Tienda Novedades Contacto Lista de correo Links
 

 
  Don Quijote


Si a Don Quijote le cambió la lectura indiscriminada de los libros de caballería, a nosotros nos enloqueció la escucha de discos oscuros y rancios y el disfrute de películas coloristas y evocadoras. Todo ello nos hizo abrigar la idea de que cada canción, cada disco, podía ser per se una banda sonora en miniatura y tener la expectativa descomunal de que moviéndonos en el vasto campo de la fantasía garantizábamos la eternidad y juventud musical. Bien, el juego de espejos ficción-realidad cristaliza ahora en una nueva chifladura; la reinvención del personaje del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, que vive andanzas y ambientaciones musicales elegidas por Mateo Guiscafré, arregladas por Ramón Leal y ejecutadas por una caravana de habituales colaboradores enmascarados. Valga la vanidad, le dedicamos uno de nuestros mejores discos al Caballero de la Triste Figura, por el que sentimos profunda complicidad. Tenemos el complejo de Don Quijote.

Don Quijote sirve de arranque a una nueva trilogía que reflejará las dones y virtudes que nos adornan a los españoles. Sí, ya saben, nuestra caballerosidad y casticismo, nuestro duende e ideal romántico, nuestra pereza intelectual, nuestra inclinación al enredo y al barroquismo y nuestra afinidad por los desmanes y las barbaridades. Ya es hora de que el mundo conozca de qué pasta estamos hechos y qué mejor que empezar con la sustancia quijotesca, tan inherente al alma y estirpe española. Estaremos todos de acuerdo en afirmar que la vida real pierde a veces de tal modo su brillo que es preciso animarla con el colorido de la ficción más disparatada. Enfrentémonos al mundo como hizo nuestro adalid de la libertad y del azar generoso. Próximamente llegará Don Juan en el segundo episodio de esta serie “El encanto y duende peculiar de España” para poner ciertas cosas en su sitio..

Musicalmente este es un disco tarumba, un musical pop con canciones que pueden recordar a Morricone en sus inicios, a Solera, a Beatles o The Association, a Françoise Hardy o a los propios grupos de nuestra escudería dispensadores de suculencias. Las composiciones van desde piezas de pop rampante a canciones de dulce serenidad. Encontramos coros de portentosas piruetas vocales y arreglos orquestales de mucho fuste. Non nos olvidemos de que el disco es muy pop y tiene muchas guitarras, referencias cinematográficas, psicodélicas y medievales. Hay además intervenciones estelares y surrealistas de Orson Welles y fantasmagorías de Dalí. Conocidos de otros discos, como C de Constancia y Silvestre Paradox, participan en esta entrega pero predominan los propios personajes de la obra universal de Cervantes como Dorotea, Anna Félix o Cardenio.

El libreto interior presenta una pormenorizada semblanza de los personajes y razones concretas que nos han llevado a concebir esta relectura de “El Quijote” antes de que procedan las autoridades a las inanes conmemoraciones y efemérides que se aproximan.

Don Quijote viaja por el país de los palacios de cristal, de las agraciadas doncellas, de los vinos embriagadores, de los mendrugos y zopencos y de las eternas músicas. Es dífícil acomodarse a la realidad tras estas tribulaciones que nos dejan en un jardín de mil placeres, en una cueva del tesoro, en una taberna solanesca o en un paraíso prohibido.

Al fin y a la postre Don Quijote es un disco para morirse de gusto, que es en realidad y como bien saben ustedes una muerte genuinamente española.


 
^^^^