Home Bandas Catálogo Tienda Novedades Contacto Lista de correo Links
 

 
  SICALYPTICO

  Apocalypso


Todo resulta enigmático en Rita, como en la Sibila. Sabemos que ha sido criada en los jardines musicales más exóticos y que ha estudiado en colegios suizos de renombre. Sabemos que le viene como anillo el dedo el repertorio de Dedrick/ Free Design, Webb, Tim Hardin, Fox & Gimbel, Bass, Burt Bacharach o Lee Hazlewood. Nadie sabe no obstante las razones por las que ha estado en el anonimato hasta ahora. Ni siquiera se sabe con certeza si Rita procede de un país sombrío o luciferino o de un país dominado por el sol y la pereza. Lo que es evidente es que nuestra heroína tiene una voz de lo más sugerente que evoca una música de validez universal. Apocalypso fue su asombroso primer larga duración; un disco hospitalario, para acolchonar la vida y procurar bienestar musical y tener a mano en la mesilla de noche. Un disco que no optaba a premio pero que se publicó a bombo y platillo en Japón, Corea, Singapur, Filipinas, China y Taiwan. Y no sólo eso, sus canciones del anterior disco –Apocalypso (siesta 164)- han sido espoleadas en anuncios televisivos y dibujos animados del Lejano Oriente y su figura continúa asediada por una multitud de ojos rasgados que la colman de elogios y purpurina.
Ana Laan es una singular cantante y los tiempos soplan bien para su alter ego. Las canciones de Apocalypso y Sicalyptico están esmaltadas por sus arreglos vocales y satinadas con su sonrisa internacional, tan del agrado de la jet set. Ana deja la bossa nova y los recovecos del pop más moderno para transformarse en una estrella de la canción del gusto de Las Vegas o de los clubs refinados de jazz. Uno observa el surgimiento de estos artistas anacrónicos y encantadores a partes iguales con simpatía. Las trompetas de la fama no le seducen ¿y a usted? A destino excepcional, mujer excepcional.
Sus dos trabajos han sido urdidos por la batuta productora de Ramón Leal y Mateo Guiscafré. Apocalypso emula el mundo de Nancy Sinatra, Sandie Shaw, Karen Carpenter, Sue Raney, Petula Clark, Margo Guryan o Astrud Gilberto, rindiendo sentido tributo a A&M, Longet y Tommy LiPuma. Y Sicalyptico un verdadero clásico delineado según los cánones del pop de alta costura y almidonado con toques sublimes y respiración sexual solapada. Ya saben, sicalipsis es ‘malicia sexual, picardía erótica’ y sicalíptico es sinónimo de erótico. Las canciones abarcan distintos perímetros desde el bubblegum fresa y jovial de “Believe” a los tonos otoñales de “If” o “Wailing of the willow”. Recorre además los bulevares del jazz más apetitoso en “On the trail”, el pop más preciosista de Paul Williams y Roger Nichols en “The drifter” y “It’s hard to say goodbye” pasando por momentos meditabundos y acústicos como “Look at me” o “Lady (with the tangerine blouse)”, y espejos musicales quebrados en mil pedacitos de melancolía como “Good to be around”, “Georgianna Peach” o “I love the love in you”. Otras tienen un picante delicioso como “Only friends” que parece un tema sepultado de ABBA.
Sin duda nuestra heroína posee el instinto de conservación natural de las mujeres y hace música inmarcesible y de asequible acceso al público. Puede decirse que Rita Calypso ya es tan mítica como el vellocino de oro. Una artista de varietés del siglo XXI que le hace tragar el anzuelo al más reacio. ¡Salve, Rita!


 
^^^^