Home Bandas Catálogo Tienda Novedades Contacto Lista de correo Links
 

 
  La Habitación de música Nuevo


“La Ertzaintza detuvo este lunes en Bilbao a un hombre de 47 años que logró estafar 700.000 euros a varias mujeres en Guipúzcoa, Vizcaya y Cantabria haciéndose pasar por aristócrata inglés. El detenido, que utilizaba una identidad falsa, se hacía pasar por un personaje de la alta sociedad británica que estaba a punto de heredar una fortuna millonaria. Gracias a su estilo elegante y su encanto a la hora de seducir a sus víctimas, consiguió que varias mujeres le prestaran dinero en efectivo "para sufragar los costes previos" a hacerse con la herencia. Aseguraba que no tenía dinero para pagar los abogados o las gestiones notariales. Algunas de sus víctimas se dieron cuenta del engaño y le denunciaron. Gracias a los ingresos que obtenía con sus estafas, el detenido ha vivido por todo lo alto en los últimos tres años, comiendo en los mejores restaurantes y durmiendo en los hoteles más caros.” 20MINUTOS 26.11.2009
Existe una especie de singular secta musical que hace público y notorio su discurso y enjundia intelectual y estética huyendo del rebaño como si fuesen ovejas negras. Son egregios creadores que frente al tedio vital derivado de la mediocridad reinante, proponen una actitud evasiva en todos los sentidos con melodías bonitas y meticulosidad de obsesivo orfebre. Poseen una buena imaginación, gustos rebuscados, mejores propósitos y espíritu decidido. En su factoría o talleres crean proyectos, experimentos, elaboraciones, obras maestras… ¿Significa esto que por fin hay posibilidad de nuevos rumbos? ¿Alborea con el nuevo año la esperada regeneración del pop? Riámonos del inmisericorde futuro.
Un nuevo concepto nace y este es el primer disco de pop aristocrático hecho en nuestro país. Sí. Nos llegan canciones de sangre azul y de alta alcurnia, sonidos elitistas y decadentes a partes iguales, revestidos de protocolo, grandes galas y ceremoniosos besamanos. Desde esa aventajada atalaya se puede decir que a Anne Arbour le acaricia la vida y una suerte bendecida por el materialismo egoísta y la apetencia por la vida alegre, las fiestas, el lujo y los amores fáciles. Sus actuaciones se reducen a inmersiones en fiestas en casinos, recepciones en embajadas, congresos de millonarios y armadores, homenajes a miembros del COI y fiestas de puesta de largo o presentación en sociedad. Búsqueles en Dubai, Brunei, Aspen, Gstaad, Skorpios o St Tropez. No les encontrarán ni en Glastonbury ni en Benicassim, por dios. Limpios y pulcros, se someten a estrictos controles de calidad de eminentes empresas suizas y japonesas y a exigentes pruebas antidoping de agencias internacionales para poder operar en estos ámbitos (Radio City Hall, Olimpia, Kodak Theater...).
Pedro Vigil (Penelope Trip. Edwin Moses,Vigil) y Natalia Quintanal (Nosotrash) ya dejaron su firma en el último disco de Las Escarlatinas con sobresalientes temas bajo este mismo pseudónimo (“La sonrisa del chico de deportes” y “Una pequeña inundación”) y en este álbum incluyen “el que faltaba” interpretado por el propio cuarteto de divas (“La premiada”). Y es que el dúo de Gijón se mueve como pez en el agua en los reductos del pop colorista y clandestino del indie con precisión de forense y con el porte propio de una educación exclusiva en los mejores colegios.
El disco es el paradigma del esmero y del meticuloso cariño. La radiante apertura es una alada y expresiva canción “Cincinnati” sobre “el chico que lo perdió todo” jugando a las cartas… “La Luna” es una deliciosa balada sobre piano, guitarra slide que le emparenta con los grandes genios y crooners del siglo XX. Carentes de prejuicios raciales y culturales, Anne Arbour son integradores de lo diferente y expresan su fecundo talento y avidez en estampas o postales de viaje: “Applefiz en México” diario de viaje y sol embotellado que retrotrae al pop jazzy de Katerine, Young Marble Giants, Le Mans o a Pauline en la Playa o “Salir a navegar” con aires más mediterráneos y orquestales in crescendo en preciosos y precisos bucles y tirabuzones como el oleaje de las canciones de Bacharach & David. “Mrs Crisis” es una irónica y pegadiza canción de aire novelesco que podrían haber compuesto Berlanga, el Zurdo o los donostiarras La Buena Vida con tratamiento de Prefab Sprout. También componen canciones para la bohemia de signo galante con un halo romántico cautivador, véase “Clarissa” (aires de Broadway en atmósferas centroeuropeas). “Nana” es eso, una sentida e inspirada nana con aroma de Nenuco y mucho cariño y “La premiada” es un regalo a los fans de las Escarlatinas, contiene todos los elementos para ello.
Los momentos álgidos del disco quizás sean: “Gainsbourg” hit por antonomasia (la letra parece sacada de “Las zapatillas rojas” de Powell & Pressburger”; “Disco” una invitación pegadiza al funk-Eurodisco-bubblegum retrofuturista “ideal para el ballet de Giorgio Aresu” (y homenaje a otro Giorgio, Moroder); “Salones de bohemia” con guitarras deudoras de Felt, The Servants o Apple Boutique y “Confusión” que deambula entre lo ingenuo, lo sexy y lo perverso o entre el J-pop y Jeannette . Y es que el duo chico-chica viaja en un vuelo sin motor difuminando la línea de lo real y lo imaginario en un bloque fantástico. El pop de A.A. no es solo una válvula de escape, es como un sistema educativo para los “poptimistas”.


 
^^^^