Home Bandas Catálogo Tienda Novedades Contacto Lista de correo Links
 

 
  CHINA SOUL

  Exquisita decadencia

  Música para hacer la digestión


Pedro Vigil es uno de esos geniecillos únicos, serenos, cultivados y dignos a los que no se les puede poner reparos. Miembro fundacional de Penelope Trip, productor de Nosoträsh, alma mater de Edwin Moses, primo del ciclista de Kelme José Luis Rubiera... este prolífico prestidigitador gijonés supera la dífícil prueba a la que le sometimos con matrícula de honor y a la vez nos entrega su disco más personal. Si encuentra algún disco que supere este talante, talento y variedad en géneros musicales le devolvemos su dinero... 'Música para hacer la digestión' (siesta 78), 'Exquisita decadencia' (siesta 138) y 'China Soul' (siesta 188) son tratados instrumentales, limpios e intrigantes que abarca todos los contenidos posibles con solución de continuidad. Pueden recordar a Jobim, Isaac Hayes, música disco de los setenta, Bacharach, Nino Rota, James Bond, Tamla Motown, Robert Drasnin, Piero Umiliani, Les Baxter, Lalo Schiffrin, Martin Denny, Sergio Mendes, Hugo Montenegro, John Barry, Esquivel, Komeda, Marden Hill...
Sin embargo a pesar de beber de variadas y ricas fuentes de inspiración Vigil deja una impronta suave en cada canción conservando una modernidad y unicidad absoluta. Un hombre orquesta que pone los resortes y escorzos adecuados en cada tema, con arreglos de una finura suprema y con la riqueza que aporta el uso magistral de cuerdas, arpas, guitarras españolas, percusiones, metales, rhodes y hammond, .
Todos sus discos contienen temas de espías y misterio, clásicos para saborear en el bar al borde de la piscina, temas cinemáticos íntimos, orquestales en la tradición del soft pop, exquisita bossa- nova, Exotica y kitsch-jazz a la Mancini et al, himnos patrióticos de alguna lejana república,.... Lo mejor de Vigil es su capacidad inventiva, ingenio e imaginación tanto en arreglos, producción como en las propias composiciones.
Uno de los más eficaces recursos de la música es la sorpresa. Sin duda nos encontramos ante discos cromáticos, estilizados, variados y logrados que nos harán olvidar el tedio de la existencia. Os aseguramos que sirve para hacer la digestión de una decadente pero exquisita comida en Rio, Londres, París, Las Vegas, Detroit, Pekín o Madrid.


 
^^^^